Archivo de la categoría: d'autres personnes

Gen

A Gen el mundo se le quedaba pequeño. Subia montañas, bajaba valles, recorria las calles mirando todo y se preguntaba por qué no era todo más grande.
Miraba los ojos de la gente, los había más grandes y más pequeños, redondos y alargados y gente de todos los colores. ¿Y como es posible que toda esta gente no se queje de tener tan poco espacio?
Iba en la solapa, con los ojos entornados, mirando sin que le vieran y captando todas las sensaciones que encontraba a su alrededor.
Por la tarde abría un cuaderno muy bonito que guardaba en su habitación y dibujaba y pintaba todo que había visto.
Al menos en su cuaderno, podía pintar un mundo tan grande como el que necesitaba.

Rebeca

El domingo por la mañana hubo mercadillo. Se reunieron muchos artesanos a exponer sus cositas y a que la gente las viera y se llevara alguna si iban a ser más felices.
Los anillos y las agujas estaban deseosas de la gente que pasara por allí les echara algún piropo, los pobres llevaban dias guardados en un armario y su ego iba a menos.
De repente apareció Rebeca, hacía mucho que no nos veíamos y estaba radiante y guapísima. Los anillos y las agujas se pusieron a saltar de alegría cuando la vieron, la esperaban desde hace mucho tiempo, creo que el verano pasado tuvo que trabajar y no los vio y Ana Erre les había hablado mucho de ella.
Miró las agujas, los collares, e incluso habló por la televisión diciendo lo bonito que le parecía todo. Las caraybolas estaban encantadas, era la inyección de alegría que todas necesitaban.
La caraybola más lista conquistó a Rebeca y se fueron juntas con toda la familia de Rebeca a tomar un aperitivo mañanero.
Hubo un anillo que saltó más arriba que los demás, cuando veía a otras personas se quedaba quietecito, para que nadie lo viera pero el domingo fue especial. Llevaba meses esperando a Rebeca y no le había dicho nada a nadie.
Nos llenó de alegría a todos, se le veía radiante y muy contento y Rebeca será más feliz con él.

Maria y Lucia

Un sábado por la mañana recibimos una llamada sorpresa, Lucía se acercaba… Tenía muchas ganas de coincidir con ella pero Lucía tenía más ganas de encontrarse con los Addams y sus niñas, Lucía y María.


Casualmente Lucía tiene una hermana que se llama María así que ni pintado, los anillitos fueron a los dedos que los estaban esperando.
Cuando María y Lucía vieron que Lucia se acercaba a ellas entusiasmada abrieron mucho los ojos pensando que serían recibidas en unas manos ansiosas de estar con ellas… Ahora las cuatro viven juntas y están preparadas para cualquier cosa, Lucía ya se encargó de todo lo necesario.
Viva!

Merche

La cabeza de ana erre estaba un poco vacía, no por dentro sino por fuera, tenía pelo pero menos que antes y el resto de las cosas que se tienen en la cabeza las tenía todas (orejas, nariz, boca…), hasta tenía gafas pero aún así faltaba algo.
El escote de Merche no estaba mal pero también un poco aburrido, como muchos escotes del mundo…

Entre Ana Erre y Merche decidieron hacer un trueque y su cabeza y escote se lo agradecieron mucho.
Ahora todos son mucho más felices…

silbame!

Pon la boca asi como si fueras a beber
ve soplando el aire poco a poco y a la vez
sale tu silbido y ya no hay nada que temer

nos van a desequilibrar…

Si en las grandes ciudades no hay nadie, ¿donde está todo el mundo? Por lógica todos amontonados…
A este paso desequilibran el universo, ni todos los chinos saltando a la vez ni nada…

si me encuentro perdida…

buscame aqui
una princesa me dijo que podía ir cuando necesitara descansar, no es el paraiso?
-Si!