la princesa de la casita de muñecas

Erase una vez una princesa que tenía una casa de muñecas. Empezó a crearla poco a poco y con paciencia. Comprando muebles en miniatura, fabricando las cortinas con todo el amor del mundo y decorando la casita de los sueños de una princesita de tamaño reducido.
La guardaba en la habitación especial de su casa junto con una colección de pintura y detalles del Principito, el libro que más le gustaba del mundo y que tenía como referencia en su vida.
Era muy feliz.
La casita de muñecas estaba casi completa, tenía hasta el mínimo detalle en la decoración y la ambientación. Hasta olía bien.
Pero un día se encontró con el cuadro que buscaba, lo necesitaba, era lo que faltaba. Una miniatura del Petit Prince pintada a mano en un lienzo perfecto para la parte superior del sofa miniatura.
Se le alegró la cara, se notaba desde lejos, aun se nota…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s